Los personajes

EL ZAMARRÓN

Es el personaje por excelencia. Sobre el pantalón azul de trabajo calza polainas por las que asoman las albarcas y piel de oveja que le cubre el tronco y la camisa que siempre es de color blanco. El rostro oculto tras una máscara y buenos campanos que no han de parar de tañer para así asustar al mal y a la oscuridad y celebrar la llegada de la luz. Lleva buen palo que remata con asta de ciervo o corzo. Es un personaje masculino y un símbolo de fuerza. Tradicionalmente ser zamarrón era sinónimo de ser “buen mozo” ya que es un personaje muy exigente en cuanto a condiciones físicas. En la mascarada de Lanchares se da la particularidad de el “Zamarrón Mayor” que va cubierto por completo de pieles negras y está tocado por dos cuernos. Es este último quien ha de encargarse de correr y asustar a la gente que asiste a la fiesta.

LOS MONTES

Son la representación viva de la naturaleza. El mundo vegetal cobra vida y como si le hubiesen salido piernas a las plantas deciden caminar por las calles de Lanchares. Son cuatro los personajes botánicos que representan especies típicas del entorno: roble, musgo, hiedra y brezo. Sus trajes están hechos de hojas y ramas laboriosamente confeccionados.

EL CESTERO

Es el personaje que lleva la burra de carga y que tiene por labor recoger todos los aguinaldos que se entreguen para la cena posterior. Es una mujer vestida de hombre.

LAS AUTORIDADES

Los personajes relevantes y respetados con algún tipo de autoridad sufren, con la venia, burla durante un día. Así nos encontramos a un obispo y dos curas, el maestro que también es un personaje travestido, un médico (que será el encargado de asistir a la gitana en el parto) y un dentista travestidos, y dentro de los personajes infantiles un militar y una pareja de la guardia civil. La guardia civil será quien custodie la entrada a la ermita de San Roque donde el obispo y los curos darán la misa de antruido y condenarán la fiesta de los zamarrones. 

LOS DE FUERA

En las zonas rurales es fácil destacar a poco diferente que se sea. De esa diferencia nacen personajes que se incorporan a la mascarada. En este caso tenemos al afilador (oficio nómada pero necesario y que va travestido), la gitana (que lee la buena ventura y echando maldiciones) y el gitano que va con la gitana preñada (incorporando así el personaje de mujer embarazada que acaba dando a luz y que abunda en las mascaradas ibéricas representando el nuevo año, la primavera y el triunfo de la vida).

LOS LOCALES

Pandereteras, viejucos y gente del campo siempre enmascarados y siempre acompañando al desfile principal. 

LOS NIÑOS

Juegan un papel imprescindible como herederos de la tradición. Aunque con una intensidad adecuada a su edad, hay zamarrones infantiles, viejas travestidas y escandalosas, enfermeras que asistirán al médico en el parto de la gitana, un militar, una pareja de la guardia civil y una niña de la escuela que también es un personaje travestido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies